Glyphs 2, software para diseñar tipografías

Glyphs 2, software para diseñar tipografías

Glyphs 2 fue lanzado finalmente ayer por la tarde tras varios meses de testeo generalizado sobre una versión beta pública que ya pintaba muy bien. Esta es, probablemente, la noticia del año dentro del diseño y producción de tipos; a no ser que Fontlab se decida a sacar la, esperadísima durante años, nueva versión.

Glyphs vio la luz —si la memoria no me falla— a mediados de 2011, pero no fue hasta enero de 2012 cuando yo empecé a utilizarlo. Desde el primer momento el amor fue mutuo: Glyphs tenía una interfaz amigable y muy bien pensada que hacían que el monopolio existente de Fontographer y, sobre todo, Fontlab parecieran de otro siglo. Desde entonces, Glyphs, ha ido ganando adeptos con sucesivas actualizaciones y mejoras que su creador, Georg Seifert, siempre ha implementado a petición de sus usuarios.

Pero Glyphs siempre ha tenido el estigma, para buena parte de la industria, de no ser un editor «profesional» y era visto como una herramienta bonita y fácil más allá de todo el potencial que encerraba. Nada más lejos de la realidad. Y ahora, con esta segunda versión, Glyphs 2 da un puñetazo en la mesa y se convierte —disputando este puesto de tú a tú a Robofont— en el editor de fuentes más completo del mercado. ¿Por qué? Porque ha escuchado a toda esa comunidad de diseñadores de tipos profesionales; ha llamado en la puerta de la primera división y se ha sentado con ellos a escuchar sus peticiones. Y todas esas «carencias» ya no existen y el flujo de trabajo se ha optimizado enormemente para el diseño y producción de tipografías.

Entre las novedades y mejoras encontramos una mejora en el hinting, la posibilidad de exportar Webfonts, componentes inteligentes, fuentes multi-capa, OpenType para alfabetos no latinos, una enorme mejora en la interpolación y una apertura y llamada a los desarrolladores para que implementen plugins.

Glyphs 2 sólo está para plataforma mac y puede comprarse desde su web por 249,90 € en su versión completa y por 44,99 € en su versión Mini que está limitada en algunos aspectos pero que para un uso no profesional es más que suficiente. Existe una demo completamente funcional de 30 días y descuentos para los propietarios de una licencia de Glyphs 1 así como para estudiantes.

Glyphs 2 ha llegado para quedarse. Luego no me digáis que no os avisé.

Autor

Diseñador de tipos en la fundición digital independiente Tipotecture. Autor y locutor del blog y podcast sobre tipografía Don Serifa, locutor del podcast sobre diseño Perdiendo las formas, miembro de ATypI (Association Typographique Internationale), Unos tipos duros y Lletraferits. Organizador y formador de Glíglifo, divulgador y docente de la tipografía mediante artículos en blogs y revistas, workshops y conferencias por España y Latinoamérica, y formador online en video2brain/lynda.com y Domestika.

Compartir post

3 comentarios

  • Responder abril 21, 2015

    Belén La Rivera

    La pregunta del millón ¿robofont o glyphs? ¿hay algún artículo de algún/a diseñador/a de fuentes que los compare (a fondo), considerando esta gran actualización?

    • Responder abril 22, 2015

      Pedro Arilla

      Hola, Belén:

      Es difícil porque depende de lo que utilice cada uno y de su forma de trabajar. ¿Coca Cola o Pepsi? ¿Canon o Nikon? ¿Madrid o Barça?

      Yo soy de Glyphs. :)

      Un saludo.

      • Responder agosto 12, 2015

        Belén La Rivera

        De acuerdo! Lo bueno de que existan dos softwares buenos es que podemos elegir cuál usar. Aparte del thread en TypeDrawers, no he encontrado una comparación que sea útil para nuevos usuarios que están en la duda.
        (Acabo de ver la respuesta, perdón la demora en responder!)

Deja un comentario

Deja un comentario