Sexismo y tipografía

Sexismo y tipografía

Sexismo, sí. Un estigma de la sociedad que nos persigue incluso dentro del mundo tipográfico. O eso parece. Pero, ¿qué ha pasado? La polémica saltó hace unas semanas debido a la manera utilizada por Neil Summerour (Positype) para promocionar su nueva tipografía (Lust Hedonist) y que viene resumida en este Storify.

Lust Hedonist significa, literalmente, «lujuria hedonista» y en la primera versión del micro-site de promoción —no en el que aparece ahora— se podían ver algunas mujeres ligeras de ropa. Y algunos hombres. Además se incluían frases sugerentes relacionadas con el placer y las curvas.

Es una cuestión complicada y estoy totalmente en contra de la cosificación de la mujer por lo que no me parece la más acertada ni creativa de las campañas. Desde la primera versión de Lust allá en 2012, Neil Summerour, ha tensado la cuerda utilizando esta táctica de promoción pero es con Hedonist cuando se ha roto y le ha estallado en la cara.

Aún así creo que se le ha juzgado muy duramente ya que no es el primer caso de esta índole (Model, Adelle y How to make love to your type) pero tal vez sí el más arriesgado —por no decir el menos inteligentemente utilizado— y por ello haya explotado la polémica. Se arrastra un sexismo generalizado en muchos aspectos de nuestra sociedad y, lamentablemente, también en nuestro campo, donde las mujeres tienen que hacer un esfuerzo extra para poder destacar. Y Neil no tiene toda la culpa pero sí ha sido el más cutre.

Para saber más:

P.D.: Al margen de todo esto, me encanta toda la serie Lust y la nueva versión Hedonist me vuelve loco.

P.P.D.: Quiero dar las gracias a Elena Veguillas, mi mujer favorita dentro de la tipografía mundial, por ayudarme a revisar y editar este artículo.

Autor

Diseñador de tipos en la fundición digital independiente Tipotecture. Autor y locutor del blog y podcast sobre tipografía Don Serifa, locutor del podcast sobre diseño Perdiendo las formas, miembro de ATypI (Association Typographique Internationale), Unos tipos duros y Lletraferits. Organizador y formador de Glíglifo, divulgador y docente de la tipografía mediante artículos en blogs y revistas, workshops y conferencias por España y Latinoamérica, y formador online en video2brain/lynda.com y Domestika.

Compartir post

3 comentarios

  • Responder abril 29, 2015

    Jorge

    Lo siento, pero no estoy del todo de acuerdo, seguimos una corriente que tenemos que tener todos demasiado cuidado con lo que decimos, “Je suis Charlie” pero criticamos una mujer tapada por una tipografía en lugar de por ropa. Hay dos formas de medir? No encuentro ofensivo o sexista la promoción por ningún lado… Sere muy brutito, no se…

  • Responder abril 30, 2015

    graphicgirl

    Es sexista en cuanto utiliza el cuerpo de la mujer para vender un producto, independientemente de que vea un pezón o medio pezón. El sexismo no se mide (solo) por centímetros de piel a la vista. Pero además de sexista en cutre y dice muy poco de su capacidad de promocionar sus tipografías. Igual de cutre me parece poner gatos o poner perritos, o poner tíos en bolas.
    Las tipografías son herramientas y si necesitan de un desnudo o de un gatito con cara de pena para que se vendan es que algo no funciona.
    El sexismo, como el racismo, la xenofobia, los comentarios machistas, etc, no son libertad de expresión. Son dos debates totalmente diferentes.

  • […] Sexismo y tipografía […]

Deja un comentario

Deja un comentario