Rotulación urbana: 1. Introducción

Rotulación urbana: 1. Introducción

No hay como empezar por el principio. Y el principio en este caso se encuentra en el porqué. El porqué de esta serie de artículos que inauguramos ahora sobre rotulación (o lettering) en edificios.

Todo fue andar, salir a caminar, pasear por las calles de Londres. De los cinco años que llevo ya en Inglaterra, dos los pasé (metafóricamente hablando) deambulando por Londres, mirando al cielo y al suelo, buscando letreros, rótulos, letras… Esto hizo —por qué no decirlo— que creciera mi pasión por la rotulación urbana y sirvió para entender la relación entre formas, letras, palabras y edificios, fachadas o estructuras, sus proporciones, espaciados e incluso su lugar en la historia.

Rotulación urbana

Imágenes tomadas en diferentes paseos tipográficos por Londres que muestran diferentes técnicas y acabados.

Precisamente como cuenta Alan Bartram,1 el lettering en los edificios de Inglaterra tiene una historia diferente. En este país se ha utilizado no solo con fines de grandeza y monumentalidad —que a veces los hay— desde la época Victoriana,2 sino también en edificios humildes, públicos o privados, con una función más allá de la meramente estética. Es por lo que hay tantos y tan distintos ejemplos. Eso es lo que les convierte en un campo de estudio perfecto.

Y así, andando, comienza otra aventura: la del doctorado en una universidad inglesa para estudiar precisamente la rotulación de los edificios comerciales. Y nace la idea de publicar una serie de artículos que acompañen e ilustren los avances sobre el tema, para mí apasionante, de la rotulación urbana.

El punto de partida es el lettering o rotulación en arquitectura; es decir, la rotulación en edificios y estructuras en Inglaterra, pero centrada en el siglo XX y con caracteres latinos. El término habitualmente utilizado inglés para definir este campo es «arquitectural lettering», pero su traducción al castellano —«rotulación arquitectónica»— no me resulta del todo satisfactoria. El termino «lettering on buildings» o «rotulación en edificios», dejaría fuera estructuras como puentes o estaciones, por lo que no sería del todo completo. «Rotulación urbana» sin embargo es un concepto demasiado amplio (puesto que incluiría señalización y grafitis, campos que no entran dentro de esta investigación), aunque quizás sea la denominación más adecuada para esta serie.

Rotulación urbana

Rótulo victoriano en la antigua estación de ferrocarriles Blackfriars, recuperado en los últimos años.

Incluiré reseñas de libros y artículos —como los de Nicolete Gray o Alan Bartram—, textos sobre aquellos que hayan marcado un antes y un después en la historia de la rotulación en edificios o urbana, crónicas de «safaris tipográficos» o análisis de técnicas y estilos de rotulación —desde el uso del neón al signpainting—, entre otros.

Dado que el concepto de rotulación va estar presente en todo momento, tampoco está de más intentar aclararlo en esta introducción. La definición más clara que he encontrado hasta la fecha es la que da Fred Smeijers en Counterpunch,3 un libro que todavía no ha sido traducido al castellano, pero que Laura Meseguer utiliza como base para explicar estos conceptos en Cómo crear tipografías.4 Esta es por tanto la que utilizaré aquí.

Smeijers diferencia tres tipos de letras en función de la producción y de la posibilidad de corrección: letras escritas, dibujadas o rotuladas y tipográficas.

Rotulación urbana

Escritura, caligrafía, rotulación y tipografía representados por Laura Meseguer en el libro ‘Cómo crear tipografías’.

La escritura se produce con un utensilio (lápiz, pluma, rotulador, caña, etc) y con una parte del cuerpo (manos, pies, boca, etc.) de un solo movimiento. Las letras se dibujan de manera continua, sin que sea necesario levantar la herramienta de la superficie. Además, la escritura no permite rectificar o volver atrás. En caso de error o de un trabajo poco satisfactorio, no queda más remedio que volver a empezar.

Ejemplo de escritura. En esta imagen creada por Laura Meseguer para ilustrar este artículo, se aprecian los trazos del pincel, el ritmo de la mano.

Ejemplo de escritura. En esta imagen creada por Laura Meseguer para ilustrar este artículo, se aprecian los trazos del pincel, el ritmo de la mano.

La rotulación (o lettering, en inglés) es más flexible y tiene más posibilidades, puesto que consiste en generar letras utilizando cualquier herramienta o utensilio que lo permita, modificando o alterando los trazos o formas, que no se crean de manera continua, sino fragmentada. Las formas, contraformas y espaciados se pueden corregir una vez realizados.

Ejemplo de rotulación. En esta imagen creada por Laura Meseguer para ilustrar este artículo, se puede apreciar como cada letra ha sido dibujada. No hay continuidad en el movimiento de la mano.

Ejemplo de rotulación. En esta imagen creada por Laura Meseguer para ilustrar este artículo, se puede apreciar como cada letra ha sido dibujada. No hay continuidad en el movimiento de la mano.

Por último, la tipografía es un sistema mecánico, con formas y espaciados definidos que se pueden reproducir infinitas veces, indistintamente del operario o diseñador.

Es decir, la escritura consiste en coger una pluma y escribir sobre un papel, sin rectificar, o un palo y escribir sobre la arena o pintar con un pincel sujeto con los pies. La rotulación es casi infinita. Podemos trazar o dibujar letras sobre papel, creando sus partes con trazos diferenciados, crear formas con cinta aislante, usar Letraset para crear un logotipo que parezca tipografía, tallar en piedra o dibujar letras e integrarlas en ilustraciones, entre multitud de opciones.

Tipografía es sin embargo un sistema que se repite, bien sea en formato digital, en negativos fotográficos o en plomo, y cuyo resultado inicial será siempre el mismo —al abrir por ejemplo un texto en InDesign y seleccionar una fuente con los valores programados por defecto—. Obviamente el resultado final variará de unas manos a otras.

Las cada vez más complejas técnicas digitales provocan que estas diferencias sean a veces muy sutiles y difíciles de percibir. Esto sucede cuando, por ejemplo, se busca que una fuente tenga aspecto de escritura —como Liza (2009), de Underware, que por muchas variables que ofrezca el formato OpenType sigue siendo tipografía— o de rotulación —como Candy Script (2010) de Sudtipos—. O, en el campo contrario, cuando se pretende que una letra rotulada tenga aspecto tipográfico.

A veces un trabajo final ha pasado por diferentes estados: comienza siendo escritura en los primeros bocetos, luego esos trazos se redibujan por separado —convirtiéndose en rotulación—, los cuales a su vez se pueden digitalizar, trazar y (tras mucho trabajo) exportarlos como archivo digital de una fuente tipográfica.

Logotipo realizado por Laura Meseguer para la empresa Wishseat, en donde se puede ver la evolución del trazo escrito con pincel, después redibujado a mano por partes, y por tanto rotulado, y finalmente vectorizado y exportado como archivo de fuente (aunque solo con las letras necesarias) https://www.behance.net/gallery/Wishseat-Lettering-logo-for-an-online-travel-agency/7514185

Logotipo realizado por Laura Meseguer para la empresa Wishseat, en donde se puede ver la evolución del trazo escrito con pincel, después redibujado a mano por partes, y por tanto rotulado, y finalmente vectorizado y exportado como archivo de fuente (aunque solo con las letras necesarias) https://www.behance.net/gallery/Wishseat-Lettering-logo-for-an-online-travel-agency/7514185

Aunque parezca una obviedad, con anterioridad al desarrollo de la imprenta de tipos móviles en la Europa del siglo XV solamente encontraremos ejemplos de escritura (en los libros escritos a mano) y rotulación. Estos últimos en las letras capitulares de esos mismos libros, dibujadas o trazadas, pero no escritas, y, por supuesto, la rotulación en edificios. Y aunque aquí nos vamos a centrar en la rotulación del siglo XX, hay que mirar atrás para poder entender el pasado cercano, así como el presente, de la rotulación y la tipografía. Y como ejemplo, nada mejor que la famosa columna de Trajano (101-114 DC), la cual sirvió de modelo para la reinterpretación que realizaron Edward Johnston y Eric Gill a principios del siglo XX, convirtiéndose desde entonces en referente para las romanas de caja alta.5

Ejemplo de letra escrita y letra dibujada en la páginas de misal de 1270-80, ref. Marston MS 213, Beinecke Rare Book & Manuscript Library, Yale University (http://brbl-dl.library.yale.edu/vufind/Record/3592135 visitado en febrero de 2014)

Ejemplo de letra escrita y letra dibujada en la páginas de misal de 1270-80, ref. Marston MS 213, Beinecke Rare Book & Manuscript Library, Yale University (http://brbl-dl.library.yale.edu/vufind/Record/3592135 visitado en febrero de 2014)

Letras capitales en inscripción romana, probablemente de los siglos II y I a.C, Segóbriga, Cuenca.

Letras capitales en inscripción romana, probablemente de los siglos II y I a.C, Segóbriga, Cuenca.

Siguiendo los términos marcados por Phil Baines y Catherine Dixon en su libro Señales, Rotulación en el entorno, podemos distinguir dos grupos de rotulaciones en edificios: rótulos de tiendas y señales añadidas tras la construcción de los propios edificios, y lo que se denominaría rotulación arquitectónica propiamente dicha, integrada en el edificio, creada y concebida a la vez que este.6

Y ahora que ya hemos presentado el tema, limitado el alcance, definido algunos términos básicos y mostrado algunos ejemplos, solo nos queda ponernos manos a la obra y empezar realmente a desgranar esto del «lettering en edificios». Pero eso será en los próximos capítulos.

Notas
(1) Alan Bartram, Architectural Lettering, Londres, Lund Humphries Publishers Ltd, 1975.
(2) El periodo de reinado en el Reino Unido de la reina Victoria se extendió de 1837 a 1901.
(3) Fred Smeijers, Counterpunch. Making type in the sixteenth century, designing typefaces now. Londres, Hyphen Press, 1996.
(4) Laura Meseguer et al. Cómo crear tipografías, Madrid, Tipo e Editorial, 2012.
(5) Ver artículo «La columna Trajana no es para tanto» de Manuel Sesma en su adormilado blog Heterotype (http://heterotype.blogspot.co.uk/2010/03/la-columna-trajana-no-es-para-tanto.html Visitado en febrero de 2014).
(6) Phil Baines y Catherine Dixon, Señales, Rotulación en el entorno, Barcelona, Blume, 2004.

Agradecimientos
Manuel Sesma, por editar los textos, Laura Meseguer, por ilustrarlos, y Pedro Arilla, por darle cabida.

Autor

Investigadora en tipografía, periodista, diseñadora editorial, co-fundadora de la editorial Tipo e, colaboradora con diversos medios online y, sobre todo, apasionada por las letras.

Compartir post

10 comentarios

  • Responder mayo 15, 2014

    Pablo Bosch

    Buenísimo el artículo!! Espero con impaciencia la segunda entrega de esta serie.

  • Responder mayo 16, 2014

    Alejandro Cabrera Ávila

    Felicidades por este primer capítulo. El tema de la rotulación urbana siempre me ha fascinado. Estaré a la espera de la próxima publicación.

  • Responder mayo 16, 2014

    José Luis Martín

    Pedro, muy buen fichaje con Elena, me alegro mucho

  • Responder mayo 16, 2014

    Emanuel Muñoz

    Interesante artículo introductorio para lo que viene. No queda más que esperar ansiosamente el siguiente.

  • Responder mayo 16, 2014

    Elena

    Muchas gracias a todos por los comentarios, ¡espero que la siguiente entrega esté a la altura!

  • Responder mayo 16, 2014

    rosa valenciano

    Me siento orgullosa al pensar que seguramente en algun instante de tu infancia, Elen , hicimos algo que como en las piedras de Segobriga, quedo grabado en ti para llevarte a esta afición tuya por las letritas, se que lo vas a conseguir.

  • Responder agosto 20, 2014

    Pável

    Hermoso Artículo sin duda el lettering es algo que me apasiona, la forma en que explicas las diferencias entre la letra escrita, la caligrafía el lettering y la tipografía me parece genial.
    Me quedo en espera de la siguiente publicación

    Saludos desde Guadalajara México

  • Responder marzo 14, 2015

    Simon

    Muy buen artículo!

    Les dejo una página que manejo hace algún tiempo, sobre “gráfica popular” en la región chilena; con fotografías históricas y recorridos por barrios de Santiago, Valparaiso y otras ciudades. Visiten el sitio ;)

    http://manosuelta.cl/

  • Responder septiembre 22, 2015

    Héctor Cousiño

    Muy buen artículo, me ha servido para coger muy buenos referentes, gracias !

  • Responder mayo 25, 2016

    Lorena

    Hola me parece muy interesante el articulo, puesto que das algunas referencias históricas de la letra dibujada, aunque me gustaría saber más de ello, cómo es que surge, espero encontrar más artículos relacionados sobre el tema, ya que estoy realizando mi investigación de tesis sobre el lettering, y me gustaría saber más datos históricos relacionados con el tema, vendría bien algunas recomendaciones de artículos, libros, paginas web etc. GRACIAS!

Deja un comentario

Deja un comentario