Rotulación, cómics y OpenType

Rotulación, cómics y OpenType

Aunque hago un poco de todo dentro del mundo del diseño editorial lo que más me gusta y a lo que dedico mayores esfuerzos es a la rotulación de cómics, cosa que me ha llevado a diseñar unas cuantas tipografías para poder hacer mejor mi trabajo. Cuando Pedro Arilla me propuso hacer un artículo sobre mi trabajo como rotulista, lo primero que pensé fue en usted cuando leyera este texto sobre tebeos y se preguntara qué hace en una página como Don Serifa dedicada a la tipografía más seria. Pues porque en los cómics desde su mismo principio hay tipografía, o más bien caligrafía… bueno, ni uno ni otro, lo que hay es rotulación. Y la rotulación en cómic es tan diversa como el mundo de la tipografía del que bebe mucho y del de la caligrafía, del que bebe aún más. Pero cuando hablamos de rotulación en cómic no tenemos que pensar en el lettering de cárteles o logos, tenemos que pensar en una manera propia de entender el texto dado que es un elemento más del dibujo. Por lo que muchos de los condicionantes que tenemos cuando componemos textos en diseño tipográfico, o en la misma forma de las letras, tienen que quedar supeditadas al dibujo, aunque alguna de las soluciones haga llorar a Tschichold y horrorizase a Beatrice Warde. Pero, ¿qué entendemos cuando hablamos de rotulación de cómic? Empecemos por dar una definición, quizá no muy académica pero que servirá para situarnos.

Rotulación (cómic)

Todo texto que aparece en una página de cómic y todos aquellos elementos visuales necesarios para englobarlo y delimitarlo, exceptuando aquellos propios de la escenografía.

Esta definición englobaría el texto del interior de los bocadillos, bloques de apoyo, etcétera; y además incluiría las onomatopeyas, los títulos y logotipos propios de la historia, dejando fuera los elementos de texto y tipografía del escenario.

spirit-titles

Vaya, ya viene Will Eisner a discutirme la definición con sus portadillas para Spirit

Tradicionalmente se ha rotulado manualmente pero en algunos casos se optó por medios mecánicos como el sistema de rotulación Leroy en los cómics de terror y misterio de los años 50 en Estados Unidos o con las tristemente celebres rotulaciones de máquina de escribir de la editorial Bruguera en España. En los años 90 se volvió a la rotulación mecánica con la incorporación de los ordenadores al proceso de rotulación. Al principio su uso se vio con bastantes reticencias pero la irrupción de Image Comics en el mercado norteamericano de superhéroes y su política de contratación a base de talonario de los mejores profesionales, hizo que tanto Marvel como DC se encontraran en una necesidad imperiosa de contratar gente nueva para poder sacar sus títulos. En este momento irrumpen Richard Sarking y John Roshell con su estudio de rotulación y fundición tipográfica Comicraft. Gracias a la capacidad de producción que le dio el uso de sus propias tipografías digitales se hicieron un hueco en la industria que se vio refrendado con un premio Eisner por su trabajo en la serie AstroCity. Desde entonces la norma en el mercado norteamericano mainstream ha sido la de ir rotulando cada vez más con el ordenador en detrimento de la rotulación manual.

En Europa cada vez se usan más tipografías digitales pero suelen estar basadas en la propia escritura del autor o con una selección muy consciente para que acompañe adecuadamente al grafismo. Pero también nos encontramos muchos autores que no renuncian a rotular a mano sus propias páginas.

kat4

Comparación de rotulaciones ‘Krazy Kat’, a la izquierda la original y a la derecha la de la edición española

En el mercado editorial español, con su fuerte dependencia de la publicación de material extranjero, la explosión de las tipografías caligráficas parece haber sido una bendición para la rotulación de cómics. Antes de la llegada de la tipografía digital era mucho más complicado, y llevaba más tiempo, el respetar las rotulaciones originales, dependías de la habilidad manual de los rotulistas que contrataras. El rotulista del Metal Hurlant y los rotulistas de Forum, con Peré Olivé a la cabeza, hacían un trabajo más que digno, y en algunos casos sobresaliente. Ahora se puede reproducir de una manera bastante precisa la rotulación del idioma original en otro diferente sin muchos problemas. Bueno, es así en teoría y es bastante cierto en la publicación de tebeos que se hayan rotulado por ordenador en origen, o en aquellos que a pesar de estar rotulados a mano los autores tienen una tipografía preparada para sus ediciones extranjeras, como es el caso de Seth en Canada o Max en España. Sin embargo nos encontramos que en determinados casos la editorial original no facilita las tipografías necesarias para hacer un buen trabajo, o se edita material de autores que rotulan a mano y no disponen de una tipografía propia, o se publica material clásico del que no hay una tipografía disponible. Por lo que una salida que se tiende a hacer es el buscar una tipografía aparente en los servicios de tipografías, normalmente gratuitas, de internet. El problema es que es que no suelen estar pensadas para textos largos y nunca se parecen lo suficiente, lo que hace que en ocasiones nos encontramos con auténticos desastres como los primeros tomos de El pequeño Spirou de Kraken, un auténtico puñetazo al ojo por el divorcio entre tipo y dibujo; la espantosa edición de La vida está bien si no te rindes de Seth por parte de la Factoría de Ideas, un auténtico esperpento; o la edición de Planeta del Krazy Kat de George Herriman donde, literalmente, destrozaron toda la carga gráfica de la obra. Pero, siendo justos, también hay grandes trabajos como las ediciones de las obras de Chris Ware o Allison Bechdel por parte de Random House Mondadori o el Asterios Polyp de Mazzucchelli  por parte de Sins Entido, por decir algunos trabajos sobresalientes.

Desde el punto de vista de los autores nos encontramos con que hay muchos que directamente cogen una tipografía para rotular sus obras, sin tener en cuenta si funcionan de verdad con su estilo de dibujo, por lo que nos encontramos con un claro divorcio entre dibujo y rotulación. También se dan casos de dibujantes que usan una tipografía personalizada hecha desde los servicios web que te la hacen automáticamente, pensando que con eso ya tienen bastante, y no han tenido en cuenta la falta de diacríticos o las mínimas normas para que te salga una tipografía por los menos utilizable; sin contar, además, el hecho de que se trata simplemente de vectorizados ramplones y sin kerning aplicado, o que no es lo mismo rellenar una plantilla con cada letra por separado que escribir un texto en el todas las letras tengan relación entre sí. Ya se sabe, «tipografía no son letras bonitas, sino un bello conjunto de letras».

Rotulando

Yo, a la hora de enfrentarme a una rotulación, tomo dos referencias:

La primera, la carta que Art Spiegelman mandó a Max con motivo de la edición de Maus al catalán. Spiegelman decía en esta carta que la persona ideal para rotular su novela gráfica en otro idioma debería ser un presidiario condenado por falsificación.

La segunda es el texto que incluye Moebius en su Silver Surfer: parábola explicando como fue para él trabajar según el método Marvel. Cuando habla sobre la rotulación dice: «(…) la rotulación entra dentro de la grafología: refleja tu propio estilo y personalidad. (…) Por eso no llego a comprender por qué un dibujante confía algo tan sustancial en otras manos (…)», y donde, además, se incluye una muestra de la rotulación original. Rotulación nunca respetada en las ediciones en español.

moebius

Comparación de rotulaciones Silver Surfer: parábola. Las dos provienen del mismo volumen. La de la rotulación original (izquierda) acompañando al texto de Moebius y la rotulación de Forum (derecha)

Estas son las guías por las que me muevo a la hora de preparar la edición española de un cómic. Para poder ser ese «falsificador» que decía Spiegelman ahora tenemos la ventaja de los ordenadores; con ellos podemos retocar determinados textos de los dibujos, sin que se note la intervención, con mayor facilidad y rapidez que antes. Pero el mayor problema con el que te enfrentas a la hora de ser un «falsificador» es que si el texto está hecho a mano tiene una cualidad que nunca se reproduce fielmente, nunca hay dos letras iguales, por regular que sea la mano del rotulista y cuidadoso que sea nunca va a haber dos letras iguales. Y si ya la rotulación es suelta y libre el coger una tipografía de un catálogo web va a cantar. Pero ahora las tipografías digitales disponen de grandes posibilidades gracias a la programación OpenType que casi nunca se usan. La fundición Comicraft está empezando a usar algo de OpenType, pero de una manera muy limitada: si una palabra tiene dos letras iguales seguidas hacen que la segunda no sea igual que la primera y pare usted de contar. Se trata de un avance con respecto a las rotulaciones por ordenador tan regulares y «perfectas» de hoy en día, pero todavía está lejos de todo lo que se puede hacer con una tipografía bien preparada para simular de manera bastante aceptable una escritura manual. También es cierto que sin necesidad de programar nada se puede simular cierta irregularidad manteniendo letras con diferentes grosores, no respetando la alineación entre caracteres o haciendo que el espaciado no sea regular. Todas estas soluciones tienen el problema de que, en cierta manera, siguen siendo regulares y crean un ritmo visual característico de esa tipografía.

Vamos a hacer un pequeño repaso de situaciones en las que el uso de la programación OpenType pueden dar resultados realmente interesantes tanto para el rotulista como para aquel autor que quiera tener una tipografía que reproduzca fielmente sus particularidades:

Ligaduras

Ligaduras la tipografía Pinipleta que hice para la autora Mireia Pérez

Las tradicionales que no deberían faltar en ninguna tipografía son «fi» o «fl». En una escritura manual esas ligaduras habituales pueden ser completamente diferentes y dependerá de la escritura que estemos reproduciendo con la tipografía, quizá no se necesite ninguna pero el incluirlas puede dar variabilidad al texto.

 Reproducir particularidades de un tipo de escritura

Tres ejemplos para mostrar la potencia de esta posibilidad:

1. Uderzo, cuando rotulaba sus Asterix, tenía una manera muy curiosa de dibujar las «T», estas sobresalen del resto de la linea, haciendo una especie de ascendente falsa, pero esto solo lo usa cuando es una «T» en medio de una palabra y solo si es la primera «T» de dos. Esto se puede imitar fácilmente creando dos «T» diferentes y mediante programación marcando cuándo tienen que aparecer.

2. Cuando se escribe en minúsculas se tiende a escribir algunas mayúsculas de manera diferente a  como se  escribirían cuando usamos solo la caja alta. Si tenemos una tipografía que vaya a necesitar escribir ocasionalmente solo en mayúsculas pero que también necesite de la caja baja lo ideal es crear unas mayúsculas alternativas que mediante programación aparecerán solo cuando sean la primera letra de una palabra escrita en caja baja.

3. En inglés cuando se escribe todo en mayúsculas al pronombre «yo» (I) se le suelen poner unas serifas. En tipografías como la CCAstroCity de Comicraft en la que tanto la caja alta como la caja baja está en mayúsculas tienen la «I mayúscula» con serifas y la «I minúscula» no las tiene. Si un rotulista recibe un guión en la que todos los diálogos están en caja alta tiene que cambiar todos los textos a minúsculas para no tener un «I serifada» en medio de una palabra y buscar todos los pronombres personales para asegurarse de que sigue estando en caja alta. Todo esto se podría evitar fácilmente con un poco de programación OpenType. Desde nuestro punto de vista nos puede parecer algo bastante tonto pero es una de las cosas de las que más se quejan los rotulistas anglosajones.

Se suele usar muchas veces en rotulación de cómics juveniles dos o más signos de admiración seguidos o un signo de interrogación junto a uno de admiración. Se puede programar o dibujar una ligadura con el dibujo preparado o tener un dibujo alternativo de estos signos que solo aparecerían cuando hubiera dos juntos. Evitamos así el tener los dos signos iguales uno al lado del otro, una de las cosas que a mi ojo más cantan de una tipografía para rotulación.

Puede ser que la rotulación que estemos imitando no tenga ninguna particularidad por lo que no haría falta incluirlas siempre pero el hecho de incorporarlas de nuevo da variabilidad al texto y consigue imitar un poco más la rotulación original.

Tipografías ligadas

charanga-muestra

Ejemplo de tipografía ligada. En este caso opté por la primera opción, crear ligaduras

Cuando se hacen tipografías caligráficas ligadas nos encontramos con el problema de la salida de la «v», la «w», la «b» o la «o» que enlazan desde arriba mientras que el resto de las letras su salida suele ser inferior. La manera en la que habitualmente se soluciona este problema en una tipografía es no dibujar entradas; de esta manera, teóricamente no habría problemas pero te encuentras con que la salida de las letras puede llegar a ser muy pronunciada y poco estética, sobre todo cuando es la última letra de una palabra. Este problema tiene diferentes soluciones utilizando programación OpenType:

1. Dibujar tanto una entrada como una salida homogénea en cada carácter y crear una serie de ligaduras con las letras de salida superior con aquellas que necesitan de una entrada como «bl», «or» o «vi». Esta solución tiene el problema de que te puedes encontrar dibujando ligaduras tan complejas como una de cuatro letras para «obvi» pero en contrapartida crea una sensación mucho más parecida a la de una escritura manual al introducir una mayor variabilidad.

2. Crear dos juegos diferentes de letras, uno con entrada inferior y otro con entrada superior y mediante una programación de «alternativas contextuales» marcar cuándo aparece un juego u otro. Esta segunda opción crearía una tipografía más uniforme siempre y cuando no crearas variación en el segundo juego de caracteres.

Cualquiera de las dos opciones tiene sus ventajas y sus inconvenientes y tirar por una u otra dependerá del tipo de rotulación para la que esté destinada la tipografía.

Rotación de caracteres

a-comer-y-beber_muestra

Muestra de tipografía con rotación (A comer y beber)

Esta es la herramienta más potente para simular la sensación de escritura manual. El mayor problema de una tipografía para rotulación es su regularidad. La solución que yo empleo es el crear varios juegos de caracteres completos distintos, por ejemplo 4 juegos de caja baja, y mediante programación los pongo a rotar. ¿A rotar, no sería mejor que fuera aleatorio? No, porque si fuera aleatorio puede darse el caso de que te salgan dos «a» iguales una al lado de la otra. De esta manera, al rotar sabes que al menos durante tantas iteraciones como hayas creado no se va a repetir el mismo carácter. Así puedes crear una tipografía que sí imite realmente la sensación de escritura manual. Puede servir tanto para una rotulación más regular creando esa sensación de ligera variabilidad que tienen los tebeos rotulados a mano con cuidado como para una rotulación en la que se imite una escritura rápida y descuidada.

Versalitas

Cuando reducimos el cuerpo de una letra en el ordenador también reducimos su grosor pero cuando escribimos a mano el reducir la altura de la letra no se reduce necesariamente a no ser que hayamos apoyado menos la plumilla o el lápiz. Cuando en una rotulación disminuyes simplemente el cuerpo para usar una letra de menor tamaño creas una relación de trazos incongruente entre unos bocadillos y otros. Cualquier diseñador que se precie sabe que hay pocas cosas más feas que unas versalitas falsas. Una tipografía con un juego de versalitas permitiría mantener el mismo grosor de letra en una rotulación en la que se necesitara usar diferentes tamaños de letra. Si quiere tener un juego de mayor tamaño pero que también mantenga un grosor coherente puede usar la característica «titling capitals». Todo esto también se puede simular creando diferentes cuerpos para una tipografía, pero las variaciones tendrían ser más sutiles de las que hay entre una «regular» y una «bold».

«Swashes» o «Alternates»

johan-y-perluit_muestra

Aunque en este caso los signos son los originales de la rotulación belga, sirva como muestra del uso de «Alternates» en una tipografía

En ocasiones, no de manera regular, cuando se escribe a mano se usan unos trazos extras para decorar una letra. En rotulación de cómic no es habitual ver este tipo de decoraciones. La posibilidad de «Swashes» se usa para este tipo de trazos decorativos, mientras que «Alternates» es más adecuada para introducir caracteres alternativos. Uno de los posibles usos sería el de tener un juego de signos e iconos para representar los tradicionales gritos y palabrotas de los tebeos infantiles/juveniles, o cualquier otra posibilidad que necesitara esa tipografía.

Conclusión

Esta es una pequeña lista de lo que se puede hacer con OpenType, solo he arañado la superficie de sus posibilidades, pero hoy en día con una tipografía bien realizada con el ordenador es más fácil llegar a ser ese falsificador que pedía Art Spiegelman a Max. No siempre va a ser necesario hacer una tipografía tan completa, o ni siquiera hacer una. No es lógico hacer una para solo un par de bocadillos de un libro que no va a tener continuación, ahí lo ideal es rotular a mano. Para determinados tipos de texto puedes tener ya una tipografía de confianza que funcione bien, la tipografía que hice para la edición de Charanga de Aude Picualt la he utilizado en otros libros con un resultado muy bueno. Además hay otra cosa que se tiene que tener en cuenta a la hora de rotular, las tipos se pueden tocar, alterar y maltratar siempre que el resultado quede lo suficientemente bien y ajustado al dibujo. Pues después de todo, y como decía al principio, la rotulación es dibujo y si hay que hacer llorar a Tschichold se le hace llorar.

Autor

Diseñador editorial pero lo que más le gusta es rotular cómics y por ello se ha convertido en diseñador de tipografías de cómic. Trabaja para Dibbuks, Dolmen y Sins Entido, y es miembro de Comando Cran y de la Familia Plómez.

Compartir post

4 comentarios

Deja un comentario

Deja un comentario