El día que probé Prototypo

El día que probé Prototypo

Aunque ha sido durante los últimos meses cuando el nombre de Prototypo está saliendo más a la luz que nunca y colocándose en la palestra del ámbito del diseño tipográfico, la creación de esta aplicación web viene ya de lejos. Concretamente fue hace 4 años cuando se lanzó a la red en forma de vídeo su idea para cambiar un poco más el mundo de la tipografía. Aunque por aquel entonces el lanzamiento del proyecto parecía ya inminente, la cosa se fue retrasando hasta hace unos pocos meses, cuando con una aplicación rediseñada y muy mejorada en cuanto a estabilidad anunciaban que su lanzamiento era inminente.

Pero, ¿qué es Prototypo? Es una aplicación web (por tanto siempre será usada en nuestro navegador) creada por Yannick Mathey y Louis Rémi-Babe para la creación de tipografías mediante la variación de una serie de parámetros tipográficos, alrededor de unos 20 (tales como grosor, contraste, apertura, «redondez», eje…) que se van variando mediante unos manejadores en forma de barras. Estos cambios en la tipografía se aplican automáticamente a todos los glifos de la misma por lo que se obtiene una tipografía en principio coherente. Además cuenta con una serie de estilos predefinidos de tipografías, con un click tendremos ya una tipografía lista para ser customizada (y uso la palabra «customizada» porque decir que estamos diseñando cuando uno usa Prototypo es algo extraño).

Prototypo

El proyecto nació como un trabajo final de diseño en 2009 en una habitación de un pequeño apartamento que sus creadores llaman garaje (casi nos recuerda a la típica historia de los comienzos de grandes compañías como Apple). Inicialmente era una basta aplicación con una gran cantidad de fallos y realmente inestable la cual Yannick Mathey subió a la red, fue entonces cuando Louis-Remí Babé la descubrió y quedó realmente impresionado. Así comenzó una ronda de emails de preguntas y conversaciones virtuales que acabó con la casualidad de que ambos vivían en la misma ciudad, fue así cómo comenzó su relación profesional.

La aplicación nace,según sus propios creadores, de la idea de que el diseño tipográfico es una actividad tediosa y repetitiva, de modo que deseaban hacer una herramienta para que cada cual pudiera diseñar su fuente sin conocimientos ni de informática ni de tipografía. Y lo dicen ellos, porque afirmar que la creación tipográfica es tediosa y repetitiva de tal manera, puede sonar a cierto desprecio y también a falta de «responsabilidad tipográfica», pero no nos pongamos conservadores tan pronto.

Durante el último mes he tenido la oportunidad de probar Prototypo en su versión beta (de hecho ha salido en kickstarter, de modo que cualquiera puede participar en el proyecto para en su lanzamiento tener una clave de acceso, pues será una aplicación de pago en la nube. Ya han alcanzado la cantidad necesaria pues ha sido todo un éxito y continúan recaudando dinero para siguientes metas y mejoras de la aplicación). Tras la prueba he de reconocer que resulta una aplicación de muy fácil uso e interesante (personalmente la veo más enfocada a un terreno educativo y también lúdico), al fin y al cabo es una nueva herramienta que cualquiera podrá explorar y que se añade a la biblioteca de recursos tipográficos que poseemos para seguir aprendiendo. (Sin embargo este planteamiento no es totalmente el que nos venden los fundadores de este proyecto, pues ellos en todo momento afirman que los resultados de la aplicación serán tipografías para uso real. Es decir, lo venden como una herramienta de pura creación tipográfica).

Pero… ¿cuál es el problema de Prototypo? Primeramente tengo que repetir que la versión que he podido probar es una beta, con muchas de sus funciones capadas. Uno de sus problemas es el hecho de que todo esté tan parametrizado que cualquier variación deseada en una letra en concreto sea imposible, pero prometen que esto será posible el día de mañana (aunque no queda muy claro si Prototypo contará también con un editor de lineas con manejadores y curvas bezier), así como poder variar el espaciado y el kerning (porque actualmente es un serio problema que tiene la aplicación), ser usado en tablets (lo cual le da cierto enfoque más lúdico y de aprendizaje), además tendrá la posibilidad de poder contar con un set más completo de glifos y de glifos alternativos (lo cual se agradecerá, pues actualmente se queda bastante corto).

Prototypo

Otro de los problemas actualmente es la facilidad con la que uno puede generar fuentes aberrantes (generalmente la aplicación resalta en rojo aquellos parámetros que han sido tocados de una forma incorrecta. Y digo generalmente porque como podemos ver a continuación, el glifo Z del medio y de la derecha son considerados como correctos), quizás no sea un problema como tal si la aplicación cae en las manos adecuadas (y supongo el hecho de que sea una aplicación cerrada y de pago contribuirá a ello. Su precio será de 12 euros al año, bastante asequible), pero el pensar lo fácil que es diseñar con Prototypo una fuente totalmente alejada de la corrección del diseño tipográfico hace plantearnos si con su salida, la web se llenará de fuentes basura sin un concepto claro y sobre todo creadas en un par de minutos.

El último problema (y más bien es una reflexión propia) es si una vez mejorado por completo, el usuario y Prototypo serán capaz de diseñar tipografías para texto real. Porque usando la aplicación a uno le queda claro que es bien sencillo y rápido crear letras sueltas sin buscar una mancha tipográfica correcta… ¿pero será igual de efectivo crear una tipografía para texto? ¿Cómo gestionará el espaciado y kerning? ¿Es todo parametrizable? Según mi experiencia, la tipografía se basa más en el ojo de quien la ve, que en números y proporciones puras, de modo que parametrizar y automatizar todo eso suena bastante arriesgado.

Y otra de las cuestiones es si los diseñadores gráficos sin conocimiento en el diseño de tipos entenderán de forma incorrecta el uso de esta aplicación y sus limitaciones llevando con ello a que el verdadero conocimiento tipográfico y el interés por el mismo vaya cayendo un poco en el olvido. Al fin y al cabo muchas de las ideas y de los conceptos del diseño de tipos, el porqué de algunas formas y también de esos parámetros con los que se juega, se pierden en Prototypo pues no hace falta saber nada, simplemente ponerse a jugar. Quizás sea la versión tipográfica de la comida rápida, tipografía lista para consumir (y no lo digo en tono despectivo).

Hablar de esta herramienta no es tanto hablar de lo que es hoy en día, sino de lo que puede llegar a ser si todas esas características que prometen añadir en el futuro se hacen realidad. Puede que se convierta en una forma de acelerar el proceso de creación tipográfica pues en unos minutos uno puede crear unas formas básicas como esqueleto de su tipografía (quizás este esqueleto sea el sustituto de los bocetos en papel para muchos, quién sabe) y posteriormente ser modificado en otro software tradicional tal como Fontlab o Glyphs. Pero no dudo que para otros, sus fuentes nacerán e irán directamente a la red habiendo pasado únicamente por Prototypo. Como siempre uno tendrá que decidir qué tipo de diseño quiere hacer. Si calidad o cantidad.

De momento, lo cierto es que la historia de la creación de Prototypo resulta apasionante y su idea muy interesante dejando de lado sus resultados y lo que ocurrirá en el futuro.

Autor

Diseñador gráfico interesado por el diseño de tipos. Diplomado en Diseño Gráfico por la ESDIR (La Rioja) y tras haber estudiando el Máster en Tipografía Avanzada en la Universidad Autónoma de Barcelona (Escuela EINA) lanzó su primera tipografía Born en descarga gratuita.

Compartir post

Sé el primero en comentar

Deja un comentario