Crónica: Type@Cooper

Condensed Program de type@cooper

El Condensed Program de type@cooper (Nueva York, EE.UU.) es un curso intensivo de 5 semanas impartido entre mediados de junio y mediados de julio. Si estás deseando dar el primer paso en el mundo del diseño de tipos, este curso es para ti. La jornada cuenta con más de doce horas, de nueve de la mañana a nueve y media de la noche, para una inmersión total. Historia de la tipografía, caligrafía, dibujo o programación Python son, entre otros, algunos de los módulos que componen el programa junto con visitas a lugares de referencia mundial para el arte y el oficio de la tipografía. Profesores de la talla de Summer Stone, Ewan Clayton, Sara Soskolne, Andy Clymer, Alexander Tochilovsky harán que tu proyecto esté en las mejores manos.

Condensed Program de type@cooper

El curso se dividió en dos etapas. Las dos primeras semanas fueron el preámbulo de las tres últimas, donde trabajamos en nuestra tipografía. Comenzamos conociendo el origen de las mayúsculas de la mano de Summer y Ewan. Basándonos en las inscripciones de la V Tabla Eugubina, procedimos a componer el esqueleto de esas mayúsculas para, posteriormente, trazarlas con Robofont y añadir contraste o grosor.

Historia y práctica fueron de la mano, en un perfecto hilo conductor en base cronológica. Descubrimos cómo, al acelerar el proceso de escritura en las mayúsculas, obtenemos las minúsculas así como el por qué de estas formas. Practicamos ejercicios de caligrafía interpretando con la pluma las formas de Poggio Bracciolini. Aprendimos a encontrar el ductus y los componentes básicos de las letras para luego digitalizarlos y crear algunas propias.

3

En paralelo, contamos con el privilegio de poder visitar la Morgan Library, Grolier Club y Butler Library, donde se encuentran sendas exquisiteces en cuanto a libros arcaicos se refiere. Asistimos a la exposición 100 years of type en AIGA, donde Dan Rhatigan demostró su extraordinario nivel de conocimiento. Herb Lubalin Center es otro de los lugares de culto donde pudimos indagar acerca de material efímero del siglo XX. Alexander Tochilovsky nos introdujo en este aprendizaje compartiendo con nosotros su experiencia.

4

Concluida la primera etapa del curso iniciamos el proyecto tipográfico con el que pasaríamos el resto del programa. Tuvimos opción entre continuar con las mayúsculas del primer proyecto o empezar uno nuevo. A la hora de obtener referencias, tomamos inspiración de las visitas que habíamos realizado hasta entonces y de las presentaciones de nuestros profesores.

5

El proceso de diseño de la tipografía no siguió una ruta fija. Algunos dibujaban todas las letras antes de digitalizar, mientras otros completaban una o dos letras a partir de las cuales desarrollaban las restantes. En mi caso comencé por el dibujo hasta definir mi objetivo. Para empezar, dibujé una mezcla entre la rústica y la estructura más clásica de la romana Quadrata. Arqueé las astas influenciado por el trabajo «The Four Gospels» de Eric Gill, y decidí conservar el esqueleto de las mayúsculas del primer ejercicio. Pronto fui consciente de que no siempre lo que funciona en el papel funciona en pantalla. Una vez aclaré más o menos todas las mayúsculas, vectoricé mis caracteres de control, la H, O, V, A en Robofont, programa con el que ya nos hubimos familiarizado durante las dos primeras semanas.

La solución al dibujo puede obtenerse tanto en papel como en vector. Incluso con el proyecto ya avanzado regresé numerosas veces al lápiz buscando diferentes soluciones a un problema. Utilicé dos procesos distintos a la hora de crear mi tipografía. Las mayúsculas llegaron muy definidas al pasar a pantalla, pues les dediqué mucho tiempo en el papel. En cambio, las minúsculas nacieron de las mayúsculas. Concretamente de la O mayúscula, utilizada para generar primero la o minúscula, y a partir de ahí surgieron (hice surgir) la b, p, d, q, e, c, y partes de la n y la a.

7

Vectorizar, espaciar, imprimir, corregir con los profesores, realizar los cambios y volver a empezar. Este fue el esquema de nuestro día a día, fines de semana incluidos. Durante este periodo, las clases teóricas y visitas disminuyeron para focalizarse en lo práctico.

8

Las correcciones individuales se hacían a diario, mientras que las grupales tenían lugar semanalmente. Nos acostumbramos a poner nuestro trabajo en el muro y recibir correcciones tanto de profesores como de nuestros compañeros. En la última semana tuvimos el privilegio y la motivación extra de tener con nosotros a Matthew Carter. Fue un premio tener a Matthew quince minutos analizando y comentando nuestras tipografías.

9

Como definición; el Condensed Program de type@cooper te ayuda a profundizar, dándote unas bases sólidas en historia, dibujo, vectorización y espaciado. Además de introducirte a la programación Python. El curso te ayuda a conocer hasta dónde llega tu interés en el diseño de tipografía, ya que requiere muchísimas horas de trabajo duro y paciencia. Pero si esto de las letras es lo tuyo, nunca lo habrás pasado mejor. Asimismo, es muy enriquecedor disfrutar de un ambiente del que la tipografía es absoluta protagonista y donde conoces a quince personas de nueve países diferentes tan o más apasionados que tú por el tema. La motivación y dinamismo del grupo fue espléndido y la despedida, dura. Pero los resultados, tras tres semanas de trabajo absoluto, fueron muy notables y esperanzadores. Quién sabe si para muchos este será sólo el punto de partida.

10

Autor

Diseñador gráfico freelance graduado en la escuela Elisava, Barcelona. Con una gran pasión por la caligrafía, lettering y el Diseño de tipografía decide cursar en 2014 el condensed program de Type@cooper en Nueva York.

Compartir post

Sé el primero en comentar

Deja un comentario