Biografía: Adrian Frutiger

Biografía: Adrian Frutiger

Adrian Frutiger (Unterseen, Suiza, 24 de mayo de 1928) era una de las leyendas vivas de la tipografía mundial junto a Mathew Carter (Londres, Reino Unido, 1 de octubre de 1937) y al recientemente desaparecido Hermann Zapf (1918—2015); pero el maestro suizo falleció el 10 de septiembre de 2015 a la edad de 87 años en Bremgarten bei Bern, Suiza. Es seguramente el diseñador de tipos más brillante e influyente del siglo XX y uno de los más grandes de la historia. Es considerado el padre de la tipografía moderna.

Todas sus fuentes por orden cronológico:

Adrian Frutiger nace el 24 de mayo de 1928 en Uterseen, Suiza, y ya desde su juventud se siente atraído por la escultura, pero su padre le convence para que se dedique al mundo de la imprenta entrando a trabajar como aprendiz en la de Otto Schaeffli mientras acudía a la Kunstgewerbeschule (Escuela de Artes y Oficios de Zúrich) donde descubre la caligrafía.

En 1951 realizó un estudio sobre la escritura occidental que mereció un premio del Ministerio del Interior. Su trabajo llegó a oídos de Charles Peignot, presidente de la fundición francesa Deberny et Peignot, quien sorprendido por su trabajo preciso y detallista ofreció a Frutiger un puesto en su empresa. Frutiger trabajó en esta fundición como director artístico desde 1952 hasta 1962, año en que creó su propio estudio cerca de París (este estudio todavía existe y está ocupado por su socio Bruno Pfäffli). Frutiger llegó a Deberny et Peignot con el objetivo de adaptar algunas de las tipografías existentes para el sistema de fotocomposición Lumitype (Photon en Estados Unidos), como por ejemplo la Garamond, la Baskerville o la Bodoni, pero también realizó nuevos tipos, entre los cuales hay que destacar Présidente (1952), Phoebus (1953) o Méridien (1954).

El siguiente paso del diseñador suizo fue el que es considerado el mayor hito de su carrera: en 1957 y con tan sólo 28 años, Frutiger diseña la Univers (que en principio iba a llamarse Monde, aunque finalmente optó por desafrancesar el nombre), producida tanto para fotocomposición (Lumitype) como para composición manual (metal). Tras el fracaso comercial de Lumitype, el relanzamiento de Univers en 1961 bajo el sello y la tecnología Monotype le granjean un éxito inmediato y rotundo. Univers estaba formada por una familia de veintiún variantes que incorporaba una nueva nomenclatura numérica que designaba el cuerpo y el grueso de los caracteres. Lo cierto es que la Univers cumplía los principios que hasta entonces sólo se habían podido formular teóricamente, y por eso fue recibida como la tipografía que iniciaba una nueva era en las letras sin remates y el mayor exponente de la disciplina en el movimiento moderno.

Uno de los primeros bocetos de Monde en 1950, que finalmente sería Univers.

Uno de los primeros bocetos de Monde en 1950, que finalmente sería Univers.

En 1968, Frutiger recibía el encargo de diseñar un nuevo sistema de señalización para el aeropuerto Charles de Gaulle en las afueras de París (en esa época todavía se llamaba Aeropuerto Roissy y por ello la primera versión de esta tipografía lleva ese nombre), para el cual no utilizó su famosa Univers como todos esperaban sino que creó una nueva tipografía de palo seco ex profeso para esa función señalética y que finalmente se bautizó con el nombre de su creador. La Frutiger fue completada en 1975 y acabaría logrando un éxito similar a su antecesora, gracias especialmente al hecho de que presentaba una apariencia más moderna y una magnífica legibilidad. Personalmente, junto a Avenir, es la mejor creación del maestro suizo y aunque en un principio fuese pensada para su uso a gran escala en aeropuertos, su enorme calidad tomando conceptos humanistas y transportándolos a una geométrica y su concepción para condiciones de legibilidad deficientes han hecho que con el tiempo su uso no se limite solamente a la señalética y se haya comprobado que funciona perfectamente en texto corrido y cuerpos pequeños.

En 1987 es galardonado con la medalla de oro de Type Directors Club de Nueva York por ser alguien que «ha hecho contribuciones significativas a la vida, el arte y el oficio de la tipografía». En 1988, Frutiger termina su familia Avenir en la que pretende dotar de humanidad a las palo seco geométricas más populares de los años 30 como Erbar y Futura y por ello la bautiza como Avenir («futuro» en francés) en homenaje a esta última. A finales de los años 80 y principios de los 90 diseña una serie de tipografías a las que tituló «Tipos antes de Gutenberg» (Herculanum, Pompeijana, Rusticana) en la que recuperaba antiguos alfabetos para la era digital.

Frutiger volvió a Suiza en 1994 y estableció su estudio en Bremgarten bei Bern (Berna), desde donde rediseñó la imagen corporativa del correo suizo (Swiss Post), así como otros trabajos para la compañía de gas francesa (Gaz de France) y de electricidad (Electricité de France), trabajos en donde se reveló como un gran creador de signos.

El 6 de mayo de 1997 y dentro del evento Typomedia 97, Adrian Frutiger presentó su nuevo diseño de la familia Linotype Univers con 59 pesos diferentes.

Durante toda su vida recibió el reconocimiento de sus compañeros de profesión y muestra de ello son las decenas de premios que recogió por su obra y su carrera. Adrian Frutiger aportó grandes textos encumbrando y haciendo avanzar la ciencia de la tipografía como muy pocos lo han hecho, al mismo tiempo que diseñaba algunos de los sistemas alfabéticos más bellos, funcionales y magistralmente equilibrados de todos los tiempos. Larga vida a Frutiger.

Autor

Diseñador de tipos en la fundición digital independiente Tipotecture. Autor y locutor del blog y podcast sobre tipografía Don Serifa, locutor del podcast sobre diseño Perdiendo las formas, miembro de ATypI (Association Typographique Internationale), Unos tipos duros y Lletraferits. Organizador y formador de Glíglifo, divulgador y docente de la tipografía mediante artículos en blogs y revistas, workshops y conferencias por España y Latinoamérica, y formador online en video2brain/lynda.com y Domestika.

Compartir post

1 comentario

  • […] más importantes de los últimos cien años, falleció el sábado a los 87 años. En Gráffica y Don Serifa tienen información sobre su vida y obras. Pero lo que mejor le define es la lista de todas sus […]

Deja un comentario

Deja un comentario